GREEN ABOUT ME: responsabilidad ética y elecciones conscientes

Sostenibilidad es una de esas palabras que parecen algo simple y luego no lo son. Cuando la oyes, te vienen a la mente imágenes claras: un árbol, un arroyo cristalino, y casi te parece sentir el perfume de las flores.

Sin embargo, preservar el futuro de la naturaleza es solo una de las ramas del árbol de la sostenibilidad, y tomar decisiones informadas y conscientes no siempre es fácil.

Existe un fenómeno particular relacionado con esta palabra. Hay muchísimas historias de falsificaciones: basta pensar que hasta 2010, el 95 % de los productos de consumo declarados como «ecológicos» en todo el mundo no lo eran completamente o que, por ejemplo, hasta el 2014 en Italia no existía una verdadera normativa que pudiera contrarrestar este fenómeno.

Todo esto, además de perjudicar al medio ambiente, crea confusión y alimenta la desconfianza entre los consumidores. Formarse e informarse sigue siendo la defensa más efectiva para tomar decisiones conscientes y responsables tanto a nivel personal como corporativo.

 ¿Y en el mundo de la cosmética?

Hoy la cosmética ecológica ya es una realidad que afecta al 2,4 % de los nuevos lanzamientos de todo el mundo y, desde 2011 hasta hoy, se ha producido un profundo cambio incluso en los reclamos de los productos ecológicos, que han pasado de «valorizar la belleza», la «practicidad» y los «añadidos» a los «productos probados», los «sin …» y la «ética medioambiental».

Claro, todavía hay lugar para malentendidos, pero existe también un sistema para evitar los engaños llamado INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredients): se trata de una denominación internacional utilizada para indicar en la etiqueta los diferentes ingredientes presentes en el interior de un producto cosmético, que se utiliza en todos los estados miembros de la UE y en muchos otros países del mundo, incluidos los Estados Unidos, Rusia, Brasil, Canadá y Sudáfrica.

Existen aplicaciones móviles para leer el INCI, que también permiten dirigirse a la fórmula completa de un producto cosmético (descubre una selección de las aplicaciones gratuitas para leer las etiquetas de los cosméticos elaborada por greenme.it).

En resumen, ya no hay excusa: hoy, para saber lo que contiene un producto, ¡solo hay que quererlo!

Empecemos, entonces, por la fórmula, por el «cómo está hecho» un producto.

Los ingredientes de un producto ecológico son materias primas de origen vegetal y procedentes de la agricultura biológica, obtenidos mediante el respeto de los valores naturales y la adquisición de materias primas de áreas geográficas en vías de desarrollo para favorecer las condiciones de vida de algunas poblaciones a través de proyectos de sostenibilidad.

Además, estos productos evitan el uso de ciertos ingredientes como:

 

  • Derivados animales.
  • Gases propelentes.
  • Colorantes artificiales.
  • Microplásticos.
  • Derivados del petróleo.
  • Amoniaco (para los tintes).

 

#staytuned